Amada mia

Finalizaba la tarde y con el crepúsculo
se dio lugar a una hermosa noche,
la cual cubria cada rincón con la oscuridad.
La luna se abrió paso entre las nubes,
asesinando el sol y adueñándose del cielo
que permanecería en tinieblas.
Una tenue luz en medio de la oscuridad,
iluminando un corazón que solo a la luna pertenece,
un corazón que late con su resplandor
y se alimenta de su inmaculado amor.

Tu eres la Luna que desgarro mi corazón y lo hizo eternamente suyo.

Te amo

viernes, 8 de enero de 2010

Mi cielo



Al ver el cielo encuentro el espejo
que refleja lo que siento,
hallo mi corazón tallado en las nubes
y mi amor en sus lluvias creciendo.
Me quemo con los rayos del sol,
me refresco con el agua helada
como si el cielo fuera mi refugio,
como si el clima me cambiara...
No lo pido, no lo deseo,
pero soy vacio sin ello,
sin las brisas que surcan mi alma.
Mi cielo eres tú, tu velas por mi calma.

Es extraño sentir el sol
cuando te lastima su compañía...
Sin embargo nunca desaparece
y feliz te hace su estadía.
¿Porque permites que incendie
tu cuerpo cada vez que brilla?
Si de ti brota el verde de las hojas,
el verde que es decorado con rayos de luz.

Mi cielo, mi amado cielo,
incapaz soy de elevar la vista
para notar que en ti me encuentro,
que son tus noches en las que me desvelo.

0 comentarios: